Archivo de la categoría ‘Habla con el Universo’

Hemos dedicado cierto tiempo a cómo enviar mensajes claros y definidos al universo sobre sus Grandes Sueños. A continuación necesitamos comprender cómo nos devuelve la llamada el universo.

Hubo un famoso psicólogo llamado Carl Jung que introdujo el concepto de la sincronicidad. Describía cómo todos estamos conectados en una red de eventos aparentemente no relacionados que llamamos coincidencias. Ud puede leer más sobre la sincronicidad en: http://es.wikipedia.org/wiki/Principio_de_sincronicidad

La idea que nos interesa es que cuando el universo comienza a enviarle mensajes relacionados con sus sueños lo hace en forma de estas coincidencias. Estas coincidencias pueden pasar totalmente desapercibidas; a menos que Ud. esté a la expectativa de ellas.

Cualquiera de estos eventos casuales podría acercarle a la realización de sus sueños. Pero, además de reconocerlos y aguardarlos, Ud. tiene que hacer algo más: actuar al respecto.

Leer el resto de esta entrada »

Hay una historia popular que Ud. seguramente ha oído. Es más o menos así:

La tormenta se hacía cada vez más fuerte. La creciente de las aguas subía cada vez más y se llevaba todo a su paso en las calles del pueblo. El anciano estaba parado sobre el tejado de su casa; no le quedaba otra cosa que hacer sino rezar. “Dios mío, envíame una señal de que en realidad me amas, y rescátame de esta aparente muerte”. Rezó con convicción, sabiendo que Dios lo salvaría.

Esa tarde un grupo de rescate en una bote llegó remando hasta esa calle del pueblo. “Salte, viejito, no queda mucho tiempo”. El anciano respondió, “No, yo
debo esperar hasta que Dios me salve”.

Horas después, el agua casi cubría todo el techo de la casa. Un helicóptero del gobierno vino girando sobre el tejado donde estaba el anciano abrazado a la chimenea para protegerse. El equipo de rescate lanzó una escala de soga y le pidió al hombre que se la atara a la cintura. El anciano se negó diciendo, “Sigan sin mí. Rescaten a alguien más. Dios viene por mí”.

El viejo se ahogó poco después. En el cielo habla con Dios. “Dios todopoderoso, yo creí en ti y tú me fallaste, ¿Por qué?”

Dios le responde, “Yo no te fallé, hijo mío. Te envié un bote, y luego un helicóptero. Tú no hiciste caso a mis esfuerzos por salvarte”.

Aunque esto es una fábula con un mensaje claro acerca de cómo algunas veces no prestamos atención a las cosas obvias cuando nos comunicamos con Dios o con el universo, sucede todo el tiempo. Pero tal vez no sea tan obvio.

A continuación, exploraremos cómo aprender a escuchar cuando habla el universo.

Usted podría decirme, “Tengo grandes sueños; pero necesito dinero para hacerlos realidad. Estoy estancado en un círculo vicioso”.

Bien, esto parece razonable. Digamos que Ud. quiere llegar a ser un famoso pianista y dar conciertos. Para ello practica mucho todos los días. Ud. ganó premios en la escuela de música, pero para subir al nivel superior necesita un instructor de clase mundial. Un maestro. Necesita hacerse conocer; le hace falta un promotor. Todo esto requiere dinero que Ud. no tiene y esto le causa gran confusión. ¿Hacen falta Grandes Sueños para alcanzar Dinero en Grande, o todo lo contrario?

Después de crear el Gran Sueño y darle vida con todos los detalles que cubrimos en el curso, ¿qué sigue? Este es en realidad el paso más simple, pero es el más fácil de echar a perder.

Primero, uno continúa presentándose el sueño a sí mismo en todas las formas posibles: con palabras, con gráficos, con la imaginación, como si fuera una película favorita, una y otra vez.

Luego hay algo interesante que se tiene que hacer. Se debe dejar que el sueño se manifieste. Este “dejar” parece fácill, pero es complicado. El dejar o hacer que ocurra está íntimamente relacionado con la fe. Se debe irradiar una profunda fe en que su sueño está en proceso de materializarse. Y otra cosa más. Uno debe mantenerse a la expectativa, a la espera de que el universo le acerque a uno hacia su sueño.

Recapitulando, uno crea un gran sueño. Lo trae a la vida mediante palabras, gráficos, y la imaginación. Luego uno deja o hace que le llegue, gracias a una fe inquebrantable. Y por último, uno aguarda que el universo lo acerque a uno—paso por paso.

Después…, ¿cómo hace el universo para producir los sueños? ¿Qué debe uno aguardar?

En el curso enseñamos a potenciar su lógica y su creatividad para que Ud. pinte un cuadro nítido de sus sueños. Este trabajo no es del todo fácil. Ud. tiene que ser tremendamente sincero consigo mismo. Cuando lo haya terminado y haya vivido el ciclo completo de su creación, verá que es muy inspirador.

Con esto quiero decir la primera vez que Ud. eche un vistazo a su vida y vea que las cosas que están ahora presentes eran sólo palabras que escribió hace apenas 6 meses. Ud. se dará cuenta de que, en realidad, Ud. juega un importante papel en la realidad que le rodea.

¿Y en qué se relaciona este proceso con el dinero? En realidad todo radica en la fijación de las metas. Allí es donde se equivoca la mayoría de la gente.

¿Sabía Ud. que fijar metas principalmente sobre el dinero no es lo más efectivo?
Eso no parece ser muy lógico viniendo del editor de un curso sobre cómo descubrir y desarrollar su libertad financiera. Pero es la verdad.

La mejor forma de atraer al dinero en grande es crear grandes sueños. Mientras más grandes sean los sueños, mayor cantidad de dinero se manifestará. Piense en el dinero sólo como en un tipo de energía. Por sí mismo no significa nada. El dinero fluye más rápido y con más facilifdad cuando Ud. tiene sueños grandes y significativos.

¿Cómo puede crear grandes sueños? Comience con sueños que le hacen feliz. Eso es natural. ¿Quiere sueños más grandes?

Leer el resto de esta entrada »